Actuación: Evaluación del estado en que se encuentra un cultivo anual de cebada y medidas a adoptar para optimizar la producción.

RESUMEN

El empleo de drones para evaluación del estado en que se encuentran los cultivos se traduce en un ahorro económico, de espacio y de tiempo. Los drones nos permiten realizar labores de monitoreo de forma precisa y eficaz.

El objeto de este trabajo, es evaluar el estado en que se encuentra un cultivo de cereales en la comarca de los Montes Orientales de Granada. Para ello, se realiza un vuelo fotogramétrico con cámara multi – espectral y con cámara RGB, a partir del cual generamos ortoimágenes y mapas de NDVI (Índice de Vegetación de la Diferencia Normalizada), que nos permiten evaluar la vigorosidad que presenta el área de cultivo. Una vez detectadas las zonas con menor vigorosidad, se toman muestras de suelo, se realiza un perfil topográfico y se estudian todas las variables, topográficas, físicas y químicas que puedan condicionar la vigorosidad del cultivo. Por último, a partir de la información recopilada nos reunimos con el cliente y le planteamos las posibles actuaciones que puede acometer para solventar el problema.

Los resultados para este proyecto fueron satisfactorios, se solventó el problema y mejoramos la vigorosidad en aquellas zonas que presentaban menores índices. Así mismo, los resultados obtenidos, nos permiten realizar un seguimiento anual de la zona, para ir optimizando año a año la vigorosidad de aquellas zonas que lo demandan.

 

  • Contenido

En este trabajo seguimos la metodología indicada en el esquema siguiente:

Esquema básico en proyecto de Agricultura de Precisión

  • Conclusiones:

El área que se observa en los mapas con menores índices de NDVI, una vez realizados los análisis químicos y físicos del suelo, concluimos se debe a la presencia de una veta calcárea que basidifica el suelo impidiendo el normal crecimiento del cereal.

Por ello, nuestra recomendación, es la aplicación de una enmienda parcial con abono orgánico en el área afectada. De esta forma, disminuimos el pH del suelo y mejoramos el crecimiento del cultivo.

Recomendamos la aplicación de abono orgánico por dos razones fundamentalmente, en primer lugar, es un tipo de enmienda económica en base al bajo precio de este tipo de fertilizante y al área afectada (aprox. 0,5 Has), en segundo lugar, la enmienda orgánica genera un menor impacto ambiental, y la repetición del proceso en sucesivas campañas antes de la siembra y al mismo tiempo que se aplica el abono de cobertura se traduce en una mejora progresiva del área afectada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies